Ministro Montenegro rechaza tarifas que pretende aplicar Puerto Arica para la carga boliviana

0
68

El Gobierno rechazó las tarifas que pretende aplicar la Empresa Puerto Arica (EPA) por los servicios que presta a los importadores y exportadores bolivianos en esa terminal por donde ingresa hasta el 85% de las compras externas que se dirigen al país. El 5 de agosto anunció que aplicaría las tarifas públicas porque no había llegado a un acuerdo con la Administradora de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B).

En conferencia de prensa, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, dijo que EPA quiere imponer tarifas y mencionó que hubo un incremento del 53% en 2019, lo que está en el historial de reajustes. “El 5 de agosto concluía el acuerdo de tarifas y en abril la ASP-B pidió reiniciar operaciones para negociar las tarifas, pero el 4 de mayo ellos rechazaron la reunión aduciendo temas sanitarios”, sostuvo.

Asimismo, ASP-B pide reunión para inicios de junio y otra vez EPA pide postergar, entonces solicita una reunión para julio, pero otra vez le solicitan prórroga. “En cualquier negociación de partes se requieren las condiciones de tiempo y lugar para llevarlas adelante de forma coordinada. Las propuestas que hizo EPA siempre fueron en base a un conjunto de tarifas máximas”

El ministro dijo que no hubo los tiempos necesarios para hacer la negociación por postergaciones consecutivas de la EPA.

Las propuestas de EPA, según Montenegro, fueron siempre en un conjunto de tarifas máximas y en base a ello hacen la propuesta de negociación, pero desconocen los componentes por los que se forman estas tarifas máximas.

Entonces, explicó que pidieron que siga vigente el acuerdo por seis meses, se estudien los componentes y cómo se justificaría. “La EPA no atendió a esta solicitud y están empecinados en un esquema de convenio de largo plazo, pero basado en las tarifas máximas”, señaló.

El 5 de agosto, EPA comunica que aplicará las tarifas máximas, pero Montenegro considera que es una decisión unilateral, La autoridad considera que no hay el suficiente tiempo, que no se tomó en cuenta la discusión para estudiarla el tarifario y plantea una contrapropuesta basada en un estudio realista y profundo sobre el planteamiento que hace la otra parte.

Asimismo, destaca que el incremento es del 246%, por lo que rechazan el tratamiento unilateral y exhortan a los ejecutivos de EPA para que se pueda seguir con el esquema del tarifario anterior por un plazo de seis meses y ya establecer las tarifas que puedan convenir tanto para los agentes comerciales bolivianos como para la sostenibilidad de las actividades portuarias. Insistió en que no pueden aceptar las tarifas máximas porque violan muchos tratados bilaterales de los pueblos boliviano y chileno.

A su vez, Benjamín Blanco, viceministro de Comercio Exterior, dijo que desde abril vienen agotando las instancias de diálogo de manera reiterada, pero Chile fue aplazando estas reuniones con el “objetivo claro de llevarnos a tener una presión por tema de tiempo”.

Señaló que están abiertos al diálogo para tener un espacio y concertar con la EPA un acuerdo satisfactorio a ambas partes. “Queremos saber por qué pagamos $us 40 por un contenedor de 40 pies”, sostuvo.

Montenegro agregó que apelan a la racionalidad y al criterio de la EPA para buscar un espacio de análisis, que dure entre tres y seis meses, para que se haga un examen de la propuesta y las tarifas, porque la intención es seguir dialogando.

Fuente: El Deber